Marta

My+life+in+Barcelona+-+Marta

Marta, Poland.


¿Quién eres?

Me considero primero Silesia y después polaca. Soy socióloga, esa es una parte importante de mi identidad; y alguien a quien le gusta descubrir y aprender cosas nuevas.. Eso es lo que me trajo aquí. Vine y pensé “ok, este es el lugar donde quiero vivir realmente” pero también “quiero descubrirlo más”.



¿En qué otros países has vivido antes que en Barcelona?

Barcelona ha sido la primera ciudad en la que he vivido después de salir de casa de mis padres. Antes, consideré mudarme, irme de Erasmus, pero al final decidí quedarme por razones personales. Después viajé mucho y Barcelona fue la primera ciudad donde me sentí que era la ciudad donde realmente quería vivir. Antes pensaba que quería vivir en Polonia, mudarme a algún sitio. Pero cuando vine a Barcelona vi que quería vivir aquí.

My life in Barcelona - Marta




¿Cuántos idiomas hablas?

Inglés, Polaco, Español y Silesio, que es un dialecto.




¿Hablas catalán?

Lo entiendo. La primera familia con la que me quedé cuando llegué no hablaban catalán así que no estaba rodeada del idioma. Ahora mi compañera de piso es catalana aunque siempre habla español, pero empecé a entender mejor con ella. El problema principal es que todos los trabajos son en inglés. Así que estaba más interesada en aprender primero español, y eso es algo que incluso todos los catalanes me han dicho “aprende primero español y después catalán”. Pero para mi tesis de grado lo necesitaba así que traducía del catalán al polaco. Es importante para mí. Cuando entro en un sitio, en vez de decir “Buenos días”, siempre digo “Bon dia” porque quiero respetar el lugar donde estoy, incluso si no hablo catalán, pero mostrarle respeto. Para la gente de aquí, su identidad es importante y lo entiendo. Tengo el mismo sentimiento con mi identidad y quiero mostrarle respeto. Quise apuntarme a clases de catalán pero nunca pude por el horario.

My Life in Barcelona - Marta






¿Por qué estás aquí ahora?

Es gracioso ya que justamente me voy en una semana. Primero estuve super centrada en mudarme aquí y crear mi vida ya que me sentía tan cómoda. Polonia es mi hogar pero allí la gente es más conservadora así que no me veía viviendo allí. Cuando vine aquí me encantó lo abierta que es la gente. La gente aquí me decía que son más cerrados, que eran los del sur que son más abiertos. Para mí, comparado con Polonia, este es el grado perfecto. Intenté encontrar un buen trabajo al principio y fue duro ya que en Polonia tenía muchas oportunidades ya que me conocen, tenía una reputación. Aquí fue duro. Aún así, fui a la universidad e intenté encontrar un trabajo. También tenía un novio viviendo aquí así que fue una manera de intentar que las cosas funcionaran. Ahora ya tenía un mejor trabajo pero por otra parte tengo solo 24 años y solo he vivido aquí, me siento un poco estancada. Tengo todavía otros lugares por descubrir así que he decidido volver a Polonia, empezar un doctorado y ya después me iré a algún sitio. Pero para mía será más fácil hacerlo desde allí. Aquí, con los sueldos que hay no puedo viajar a ningún sitio y es algo que me molesta. A mi edad, saber que puedo ganarme mejor la vida en otro lugar y viajar…





¿Cuándo llegaste?

Hace un año y seis meses. 2016, el 1 de Julio. El 31 estaba defendiendo mi tesina de grado que era una análisis de la campaña de “Junts pel sí”. El día de mi defensa tenía el vuelo para volver aquí. Cuando vine aquí la primera vez fue porque Esquerra Republicana de Catalunya me invitó a una conferencia, publicaron mi artículo y eso. Y me pareció muy interesante. Mi última experiencia en el sur de Europa había sido en Nápoles y me esperaba algo similar. Pero cuando vine aquí vi lo bien comunicado que está todo, que hay muchas zonas verdes. Hay sitio para pasear al perro, hacer deporte, parques para los niños.  Esta ciudad está tratando de ser una ciudad para sus ciudadanos, no solo para los turistas. Eso me encantó. . La primera vez que vine fue para la campaña de “Junts pel sí” y me pareció muy interesante. Porque también estoy metida en política y estaba haciendo Sociología, me pareció muy interesante la campaña, porque estoy acostumbrada a las fotografías aburridas de políticos, y esta estaba llena de colores vivos, incluso el logo. Me gustó mucho y por eso quise escribir sobre ello: como hacer de una campaña política un movimiento social. Fuí a un concierto y todo el mundo estaba ahí con sus banderas. El concierto no tenía nada que ver con la política pero creó este movimiento, lo fortalecía. Para mí fue sorprendente de ver. Así que estuve aquí una semana, volví a Polonia y ya después vine para el final de la campaña para ver los resultados. Volví a mi universidad y pensé en cambiar la tesina, empezar de cero y escribir sobre esto porque me encantaba el tema. Después de eso volví de nuevo a estudiar un máster en “Estudios humanísticos y sociales” y ahora estoy escribiendo la tesina de este master.





¿A qué te dedicas?

Ahora mismo no hago nada. Estaba trabajando en ventas por teléfono. Fue un reto y me gustaba porque teníamos mucha formación y aprendí mucho. Pero por otro lado se trataba solo de estar sentada hablando por teléfono todo el día.

My life in Barcelona - Marta

¿Qué es lo que más te gusta de Barcelona?

La gente. La gente que forman esta ciudad y que son abiertos a cosas nuevas y el estilo de vida. Barcelona es bonita pero también las viviendas, son muy bonitas. Pero son más de vivir fuera. Esto es algo que en mi país no se hace. Llegas del trabajo y te quedas en casa. Quizá sales con los amigos el fin de semana. Aquí estás con gente todo el tiempo. Esto me dió la oportunidad de conocer personas de todo el mundo. Era importante para mí no formar parte solo de la comunidad de expatriados sino conocer gente local de Barcelona. Pero por otro lado, he conocido a tanta gente de tantos sitios tan interesantes que también pude aprender de sus culturas. Eso es muy interesante.

¿Y qué es lo que te gusta menos?

Quizá la situación laboral y el precio de las viviendas. Al final del día eso es un gran problema para una persona joven que entra en el mercado laboral, que se quiere quedar aquí, trabajar aquí y vivir aquí, con los precios del alojamiento, incluso compartiendo. Hay un mercado laboral muy competitivo con salarios muy bajos. No me gustaba la idea pero pensé “bueno, quizá empezando con una práctica…” Pero lo que me pagaban por una práctica, es esclavitud. Mi hermano vive en Alemania y se sorprendió cuando se lo conté. Eso nunca pasaría en Alemania. Esto es una de las cosas que menos me gusta de aquí. Y de alguna manera lo estamos permitiendo porque seguimos aplicando a este tipo de puestos. O quizá porque los estudiantes de Erasmus lo tienen todo pagado por sus padres así que les da igual. A las empresas les da igual porque saben que encontrarán a alguien que acepte las condiciones igualmente.

My life in Barcelona - Marta

¿Qué es lo que echas de menos?

Mi familia. Echo de menos tener a alguien cerca que conozca de hace mucho tiempo. Las amistades que tengo aquí no duran mucho. Echo de menos tener una relación con alguien que dure, el poder ir a casa de mis padres y que me abracen. Te das cuenta de esto especialmente cuando estás soltero. También echo de menos compartir momentos importantes con mi hermano, por ejemplo. Estuvo viviendo en el extranjero cuando yo estaba allí y cuando volvió a casa yo me mudé. No estuve ahí en ciertos momentos de su vida y me sentía un poco triste.







¿Qué diferencias encuentras entre tu ciudad y Barcelona?

Todo! Vengo de un pueblo muy pequeño que es muy tradicional. Polonia es, básicamente, 99% gente blanca católica. Incluso si no son realmente católicos, hay mucha gente que va a la iglesia simplemente porque es la tradición. Nos quedamos con eso porque no vemos otra alternativa. Allí no conoces a personas de otros lugares. Al final, la gente se vuelve xenofóbica y racista y odio eso. Vivir aquí es un cambio muy bueno para mí.

Y en el estilo de vida, comer tan tarde, por ejemplo, no lo entiendo. Yo llego del trabajo y me estoy muriendo de hambre. Comer a las 10 de la noche, no lo entiendo. Ni siquiera necesito esas calorías. No tiene ningún sentido.

También el ir de fiesta. Recuerdo la primera vez que fui a Apolo, era medianoche cuando íbamos y yo dije “Ya son las 12, la fiesta se va a acabar el 3 horas”. Pero entonces me di cuenta de que puedes salir de fiesta hasta las 7am.

Es como en Nochevieja, cambiando de fiestas, yendo primero a una, depués a otra… En Polonia vamos a una solo y pasamos toda la noche con las mismas personas.

Y también el alcohol. Por ejemplo si tú me invitas a tu casa y yo llevo una botella de vino, no me puedo servir yo misma, es de mala educación. Así que aquí me di cuenta que nadie se preocupaba por llenar mi copa, todos cogían la botella y se servían ellos mismos. Me sentía que cuando vine aquí tenía un shock cultural. Estamos en Europa igual pero hay diferencias culturales. No entiendo muy bien el lenguaje corporal tampoco…. todo el mundo tocandome. En Polonia no tocamos a nadie.

También, en Polonia, si en una parada de autobús pregunto a alguien si mi autobús ya ha pasado y esa persona no lo sabe, nadie más me contestará, tienes que ir directamente a preguntar a cada persona hasta que te contesten. Aquí no, aquí todo el mundo se pondrá a analizar el recorrido y si es la mejor ruta a tomar. Eso me gusta. Pero aún hay muchas cosas a las que me tengo que acostumbrar.

My life in Barcelona - Marta

Otra diferencia es llamar a las personas más mayores que tú por su nombre.

Y ser más abierto. Encuentro que hay menos tabúes aquí que en Polonia. La manera de acercarse y el contacto personal. Después de vivir aquí, noto la diferencia entre la manera en la que saludo a personas que conozco desde pequeña en Polonia, tan distante. Me sentía rara saludando así cuando en Barcelona daba dos besos a gente que acababa de conocer. Así que es un saludo más cálido mientras que allí tan solo se dice “hola” y se da la mano.

También, en Polonia no tenemos expresiones como “¿qué tal?”. Hace más fácil el empezar una conversación. En Polonia solo decimos “hola”.

Era divertido encontrarme envuelta de reacciones tan cariñosas. Es gracioso, ada vez que le decía a un catalán que eran muy cariñosos me contestaba, “No! No lo somos! Vete al sur, ellos son mucho más acogedores que nosotros. Aquí somos más fríos”. Y yo pensaba “No!! Sí que sois cariñosos!”




My life in Barcelona - Marta

¿Te sientes integrada?

En general, sí. También porque tuve la oportunidad de vivir aquí con una familia vasca. Llevan aquí 20 años así que conocía a sus amigos, etc. También conocí a muchos expatriados pero incluso mi ex-novio es también extranjero, peor llevaba viviendo aquí 12 años así que pude conocer a sus amigos. Y ahora, porque mi compañera de piso es catalana, he conocido también a sus padres y viajamos por aquí. Siempre he estado entre el local y el expatriado. Aunque la verdad es que para expatriados es difícil hacerse más local. Por otro lado, nos quejamos de los expatriados pero tampoco los incluímos. Como mis amigos en Polonia, son de Ucraina, y en Silesia somos como los catalanes, tenemos otro idioma, otra cultura, nuestra propia historia, nuestra comida… Y mis amigos que han estado viviendo allí durante 5 años, les pregunto sobre comida tradicional y ni la han probado. Y pienso “¡Cómo puede ser!! Todo el mundo la ha probado!”. Pero como nunca han ido a mi casa, por ejemplo, a comer con mis padres, no han tenido oportunidad. Viven allí pero no al 100%. No aprender el idioma porque solo se habla en casa. No es como en Cataluña que el Catalán está en todas partes. nuestro idioma está solo en casa, no lo compartimos. La gente llega y ponemos barreras. Compartimos algo pero no todo.




¿Vas a volver?

Sí, la semana que viene.




¿Y vas a volver aquí?

Siento que Barcelona siempre será un lugar al que quiera volver. Ha sido la primera ciudad donde he vivido lejos de casa y también la primera ciudad de la que me enamoré. Así que sí, me encantaría volver de vez en cuando, también para visitar a mis amigos. Ahora mismo tengo más amigos aquí que en Polonia. Por un lado, me siento triste de dejar la ciudad, mis lugares, mi barrio, el Born… dejar todo esto va a ser duro.

My+life+in+Barcelona+-+Marta





¿Me puedes decir algo que te sorprendió? Algo que descubrieras aquí.

La gente aquí es muy proactiva, tanto los catalanes como los expatriados. Durante la campaña vi mucha gente involucrándose en política. Aquí la gente tiene sentido de comunidad, de hacer algo juntos y para todo el mundo. En Polonia no tenemos eso, somos muy individualistas. Aquí todo el mundo trabaja para su comunidad. incluso en las fiestas, conecta a las personas. Recuerdo cuando vine, era Julio y recuerdo ver a la gente trabajando para preparar las Festes de Gracia. Mi ex me contó que ya llevaban un par de meses trabajando. Y la fiesta es en Agosto! Se juntan para trabajar juntos, montándolo todo juntos. Eso es algo increíble. En Polonia a veces ni conoces a tus vecinos. Así que esto crea un sentimiendo de comunidad. Y también da la oportunidad a los expatriados de ayudar y meterse dentro de esta comunidad con todas las actividades que hacen.

También todas estas iniciativas que vienen de la gente.

La amabilidad… Sé que puedo ir a comprar y acabar charlando con la persona que me atiende, o le puedo preguntar cualquier cosa. Este tipo de cosas hacen que te sientas más en casa así que son detalles que me encantan.

Y la gente aquí sonríe. En Polonia, si sonríes por la calle te van a preguntar “¿Estás bien? ¿Tienes algún problema?” Y es mucho más seguro aquí. Me siento mucho más segura por la noche aquí que en mi propio pueblo.

My life in Barcelona - Marta










Emma EspejoComment